ANTIELEGÍA SIN FIN PARA MI MADRE

 

Renán Alcides Orellana

yo no vengo a decir por tu muerte una elegía

me niego al llanto más simple al gemido más sencillo

tal como vos –mujer de fe- me lo enseñaste

¿cómo decir entonces que sufro sin medida

cuando la realidad es que un adiós como tu adiós

no es otra cosa que tu amor presente y su creciente huella?

 

incapaz de olvidar hasta el último detalle

hasta en esa manera de morir

como pasar de un sueño a otro

fuiste tan considerada

y cómo no

si tu alma nunca fue un arcón para guardar resentimientos

 

ahora estás allá

nos separan acaso las constelaciones

qué tal? cómo te fue? cómo llegaste?

cómo están mi papá Vilma Toñín y los abuelos?

juntando cuentas estrella por estrella te imagino

para no perder tu costumbre

de siempre estar haciendo algo

 

aquí las cosas no cambian empeoran

y duele ver tantas muertes tan distintas a la tuya

a diario a toda hora en cada sitio incontenibles

tenías razón

sólo se vive y se muere en paz cuando el amor es puro

valga de ejemplo tu propio testimonio

 

por eso

yo no vengo a decir por tu muerte una elegía

yo vengo mamá Olivia a cantar de gozo por el gozo

de tu misión cumplida

 

(1983, horas después del

vuelo supremo de mi madre).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: