CANTO DE FE Y ESPERANZA A VOS VILLA EL ROSARIO

 

 

 Renán Alcides Orellana

 Siempre te he recordado con ternura

desde mi trajinar de viajero irredento

desde mi andar trashumante buscador de trinos

desde el copo boreal de mi poesía

anhelante siempre de volver a tus raíces

 

Vos siempre me supiste a gente noble y sabia

me supiste a chupa-chupa tamal pizque

flor de coyol tierra mojada guapinoles

El Obrajito Campo Santo Cerro Chacho

Picacho Cerrón La Cuesta Cerro El Diablo

Llano La Presa Llano Liso Llano Mejía

el Torola el Araute la Quebrada García

posa de la Barca posa Larga posa El Amate

innumerables bocetos de las tardes grises

cubriendo como manto desde La Cuesta

hasta El Pedrero al caer la noche

y las goleadas imparables de los Tigres Voladores

de los años cincuenta..

 

Así hube de recordarte siempre

desde el allá lejano

cuando era crisol tallado tu recuerdo

cantor de poemas y viajero sin olvido:

en otros mares bajo otros cielos sobre Los Andes

Canal de Panamá el verde Mar Caribe

Viejo San Juan de la Borinquen querida

Temuco de Neruda y la samba brasileña

Nicaragua inmensa Venezuela prodigiosa

o recordarte desde ahí nomasito

Antigua Guatemala Tikal y Copán milenarias

viajero del amor entre Nueva York y Houston

con tu recuerdo abrazador hasta el regreso

 

Yo te he querido aldea eterna

sin virus de ciudades

para amarte como amé tu plaza central

y su grama resecamente dulce en el verano

el campanario inmenso los cercos de piedra

el cocotero y la Cruz del Perdón ya sin regreso

las palmeras erguidas de allá del Otro Barrio

los corredores antiguos las calles invernales

y por encima de todo tu gente

como lo más sagrado de la tierra

 

Nunca tu recuerdo ha de saberme amargo

ni nunca nadie encenderá los fuegos

para que yo sin tregua ni descanso vea

tu rostro desfigurado

tu esperanza rota

tu fe caída

Nunca. Nadie.

 

¿Qué dirían los que por ti preguntaran mañana?

¿Los nietos del Araute

los que no conocieron tu rostro forestal

y tu nobleza de campesina virgen?

Y nosotros ¿qué les responderíamos?

¿Acaso que se nos petrificó el orgullo

se nos cayó la fuerza y nos dolió la vida?

¿Que caímos? Si, que caímos

rendidos ante los sátrapas foráneos

y los tránsfugas y saltimbanquis sin principios

los que cantaron tristes cantos

y al son quejumbroso de un falso cariño

golpearon tu rostro campesino

hasta quebrarte el alma?

 

Yo siempre te veré desde aquí y desde allá

aunque quisieran que te viera como ausente

lejana olvidada ajena en tu figura

Yo no te amé por el rostro simplemente

te amé porque aprendí distante a ser tu sangre

en las buenas y en las malas

y hasta en los días aciagos

por ejemplo

cuando alguien ha intentado desunirnos

para que el llanto nos destroce la sonrisa

 

Nadie podrá. Nadie

porque somos los hijos del Araute

porque somos más los que te amamos

más los que esperamos

los que estamos

estaremos

acaso tomando aliento en fraternal vigilia

mientras llegan los nietos del Araute

al relevo victorioso…

 

 

 

 

 

Vista nocturna del Templo Parroquial

Villa El Rosario, Morazán

foto-fachada-templo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: