Reguero de impunidad.

Columna de la serie “Como decíamos ayer…”, publicada en Diario CoLatino, 6 de octubre de 2014.

A partir de la década 1980, El Salvador ha sido triste escenario de horrendos crímenes. Algunos en el marco y como consecuencia de la guerra (1980-1992); y otros, producto de la criminalidad galopante que, lamentablemente, permanece hasta ahora.

Pero, independientemente del tipo de crimen, algunos hechos son emblemáticos por su trascendencia universal: Monseñor Romero, los sacerdotes Jesuitas, la niña Katya Miranda…y muchos más. Coincidentemente, a los tres mencionados los cubre el manto de la impunidad, “gracias” a amnistías absurdas o a remedos de juicios penales. Por haber cobrado vigencia en los últimos días, y sin desestimar el caso de los Jesuitas (+ 1989) y menos el de Monseñor Romero (+ 1980) y los de tantos heroicos hijos del pueblo, esta voz de duelo huracanado va por Katya Miranda…

Katya, colegiala de 9 años de edad, fue asesinada el 4 de abril de 1999, en la playa Los Blancos, departamento de La Paz, mientras disfrutaba sus vacaciones de Semana Santa, en un rancho de su familia paterna. Katya fue monstruosamente violada y asesinada en un hecho “inexplicable”, si se toma en cuenta que en el rancho, aquella noche de Sábado Santo, estaban: su padre militar Edwin Miranda, su abuelo Carlos Miranda, su tío Godofredo Miranda, quien era oficial de la PNC, y dos empleados. Por su nivel y capacidad profesional, todos ellos resultaban suficiente protección para el resto de la familia. Pero no les dieron la protección debida…y la inocente Katya apareció violada en la playa, fuera del rancho.

Todos los indicios llevaron a considerar culpable al abuelo Carlos por el crimen y se sindicó al padre, Edwin, por desprotección a su hija y, con ellos, se procesó a los empleados. Era imposible creer que todos, junto a Godofredo Miranda, no se percataran de que “alguien” secuestrara a Katya de manera tan fácil. Y hubo juicio. Raros y sospechosos procesos se dieron y, al final, se llevó a prisión al abuelo y a sus empleados…

Pero, nueva resolución golpeó el rostro de la conciencia nacional y tiró por la borda los anhelos de justicia de los salvadoreños honrados: el 24 de septiembre/2014, la Sala de lo Penal de la CSJ, decretó la libertad de los acusados, argumentado que no se puede juzgar 2 veces a nadie por un mismo delito. Independientemente de tales argumentos y la resolución, aquí y ahora, como desde el principio, “algo huele a podrido en Dinamarca” (Hamlet): a Katya Miranda nadie la asesinó. Katya se “auto-asesinó”; y ¡viva la impunidad!…

Otro hecho más, para el condenable archivo de los casos impunes por muerte violenta, incluyendo los delitos de lesa humanidad, y que vienen a sumarse a los casos de corrupción y otros ilícitos contra los intereses nacionales (Insepro/Finsepro, ISSS, ANDA, BFA, MOP, MSP, OBC, donativos Taiwán…), algunos ya prescritos, otros medio juzgándose y los demás impunes, que, en conjunto, forman el creciente reguero de impunidad que, desde hace tiempo, ha afectado y avergüenza al país.

Quizás un día, este reguero de impunidad vaya disminuyendo su caudal. Y que las muertes violentas de Katya, Monseñor Romero, los Jesuitas y tantos otros patriotas víctimas de la barbarie, genere la conciencia necesaria hacia un ambiente de paz, tolerancia y solidaridad ¡Así sea!

—————————
PUNTO Y APARTE. Cuando algunos políticos llaman “Primer Órgano del Estado” a la Asamblea Legislativa, evidencian error por ignorancia o malicia, o por ambas. El filósofo francés Montesquieu (“El Espíritu de las Leyes”) no dio primacía a ningún Órgano sobre los otros dos; y sí, absoluta igualdad en armonía, para la justa interdependencia de Poderes… (RAO).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: