Del sinsabor por la sinrazón en el 2012…

Independientemente de ideologías y de preferencias político partidarias, y muy aparte, además, de las cosas buenas que ha dejado a su paso 2012, el sector mayoritario de la población salvadoreña recordará hechos políticos que, por su trascendencia e incidencia en la vida nacional, serán registrados por la historia salvadoreña como atentatorios y de grave perjuicio para la democracia y el estado de derecho.

Nada que ver con que este es el partido político que sí vale, otro no. Nada de eso. Los pecados partidarios han sido y son parejos, por igual. Puntualmente, los cuestionamientos pasarán a la historia, dirigidos, sobre todo, a las cúpulas y militantes de partidos políticos empecinados entonces, por ignorancia o malicia, en defender lo indefendible, especialmente en materia jurídica, para satisfacer caprichos personales o, lo que fue peor, para favorecer a intereses políticos.

Para muestra, botones del sinsabor ciudadano por la sinrazón de unos pocos en 2012:

  • La actitud de prepotencia/desobediencia del Órgano Legislativo, al desconocer y no acatar varias sentencias de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), ignorando que esas sentencias, aquí y en cualquier país del mundo, son de estricto cumplimiento y ni siquiera se discuten. Esa fue, aparte de evidenciar rompimiento con el principio constitucional de interdependencia entre los tres Órganos del Estado, otra actitud incoherente del Órgano Legislativo que, por un lado pregona respeto a la Constitución de la República, pero por el otro la desoye e incumple, como en el desacato a esas sentencias. Incoherencia también de algunos partidos miembros (ya fenecidos popular y legítimamente, aunque no legalmente), cuando, como en un caso específico reciente, la Sala los declaró difuntos; pero, en cambio, aplauden y celebran sentencias, cuando favorecen a sus intereses…
  • El conflicto nacional creado por lo dicho en párrafo anterior, como amenaza para el estado de derecho, por la arrogancia extrema e ignorancia supina (ésta no de todos, porque los abogados pecaron de negligencia y malicia), al erigirse casi todos en dómines del Derecho Constitucional, desconociendo hasta con mofa a los verdaderos constitucionalistas del país. Cierto: la ignorancia es atrevida…
  • El desaguisado de irse con todo unos diputados (hasta con viáticos del pueblo) a la Corte Centroamericana de Justicia (CCJ) en Nicaragua, solicitándole una reprimenda para la Sala de lo Constitucional de la CSJ de El Salvador “por abusiva”, haciendo el peor de los ridículos al darle en esta caso, por ignorancia o malicia, calidad de tribunal supranacional. Después del “arduo” trabajo de la CCJ para deslegitimar a la Sala salvadoreña, el Órgano Legislativo, por presión nacional e internacional, le dio la espalda y desconoció la sentencia contra la Sala, dejando a la CCJ en ridículo y sin explicación alguna… Luego, ¿y para dónde? a cumplir el Órgano Legislativo lo ordenado por la Sala, aunque con remiendos absurdos, como aquel que ningún salvadoreño honrado aceptó: que se “ratificaban” las elecciones en tan connotado caso…
  • En el afán aún latente de desintegrar la Sala de lo Constitucional, el Órgano Legislativo creó una comisión investigadora de la conducta y elección de sus magistrados, sin ocultar la saña por resentimiento de algunos de sus miembros, por haberles declarado nulos a sus partidos, por impopulares. Pero, como en el Evangelio de la paja en el ojo ajeno, la comisión estaba integrada por miembros con pasado socio político muy cuestionado. Uno, por ebriedad escandalosa y disparos con lesiones a una PNC; otro, por cobrar viáticos al ser invitado a eventos europeos a los que nunca asistió: y otro más, por manipular documentos en un caso de homicidio múltiple de lesa humanidad… Pero, de nuevo la caída por su mismo peso: la comisión se desintegró con más pena que gloria y, para aminorar el fracaso, pidió que “por lo menos” se leyera su “amplio” informe…
  • Independientemente de si eran aceptables o no sus candidaturas, el sinsabor de la sinrazón llegó a su colmo cuando se trató de imponer a un presidente de la Corte Suprema de Justicia, con aval mitinesco en plena calle por parte de altos funcionarios de otros órganos del Estado. El repudiable acto se complementó con toma de posesión ilegal, destituciones arbitrarias y actos de punible cerrajería… ¿Y las sanciones?…
  • El interés partidario, antepuesto al interés por la colectividad, quedó evidenciado hasta la saciedad en la Asamblea Legislativa, durante la reciente elección del Fiscal General de la República. Independientemente del resultado, cuya elección tardía superó los límites de la tolerancia ciudadana, el estira y encoge, los dimes y diretes, del bloque de partidos FMLN, GANA, CN Y DC contra ARENA, además de capricho y tozudez de ambos bandos, mostró inconfundible interés porque el elegido fuera alguien que encubriera y no que descubriera los pecadillos, tan visibles que salpican a la clase política. Bien, por el nuevo Fiscal General, Luis Martínez, de quien la población espera rectitud, valentía y decisión inquebrantable de poner fin a tanta impunidad, especialmente en todas las denuncias de corrupción de pasadas y recientes fechas.
  • La aparente preocupación de ARENA por el bienestar de la población, resultó de nuevo poco o nada creíble. A la hora de someter a aprobación varios préstamos en la Asamblea Legislativa (de $800 mill. $80 mill, $60 mill,…), si bien los cuestionamientos y sugerencias pudieron ser válidos y, por tanto, aceptados ante la urgencia de tales préstamos para diversos rubros, lo que no pudo evitar ARENA fue prolongar y ampliar su imagen de partido obstruccionista gratuito, por el simple hecho de llevar la contraria al gobierno… ¡urge cada vez más la visión de país…!

—————————–

Y tantos más. Pero, estos botones son suficiente muestra como para justificar, en gran parte, la desazón y los desencantos sufridos por la población, de parte de la clase política durante 2012; sobre todo, y peor, por haber sido complementados con acciones de prepotencia, incoherencia y falta de ética.

Afortunadamente, las redes sociales se han vuelto verdaderos fiscalizadores, rápidos y oportunos, a favor de la población, para cuando de nuevo surjan acciones que provoquen el amargo sinsabor por la sinrazón…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: