Carta abierta a la noble gente de Villa El Rosario, Morazán.

Carta abierta a la noble gente de Villa El Rosario, Morazán.
(Publicada también en el blog de Villa El Rosario)

Hermanos rosarinos, de todas las edades y en distintas latitudes:

Adrede he esperado hasta este día 2 de enero 2012 para que, concluidas las fiestas de fin de año y con ellas el alegre bullicio dicembrino, por vía de esta importante y visitada página web exprese a todos, sin distinción alguna y en nombre de mi familia y del mío en particular, los mejores deseos porque el año que se inicia sea portador de renovadas esperanzas de Paz, Armonía y Prosperidad.

Y me valgo también de este espacio, que anticipadamente agradezco a quienes lo dirigen, para una reflexión a título muy personal, que por lo mismo puede ser acertada o no y, además, aceptada o no.

Si bien es cierto que durante las últimas casi 6 décadas, aparte de visitas esporádicas, he permanecido distante físicamente, no menos cierto es también que siempre he mantenido constante sintonía sobre el ser y quehacer del pueblito, sus necesidades, sus luchas, sus logros y sus desencantos. Digamos que, muchas veces, con no poca frustración y desaliento. Y desde lo que ha sido mi aspiración/inspiración de toda una vida, o sea mi sostenido y profuso ejercicio periodístico y literario, la presencia del pueblito -sus entornos y su gente- siempre ha estado ahí. Y siempre estará ahí: en mis libros (poesía, cuento, novela), digamos que por una triple intención que, a la vez es también un triple fin: 1) agradecer y gritar al mundo mi orgullo de haber nacido en Villa El Rosario, 2) motivar a la juventud rosarina a seguir adelante y que, siempre y a pesar de los obstáculos socio-políticos, económicos, culturales y hasta familiares, la consigna debe ser siempre pa´lante, ni un paso atrás ni siquiera para tomar impulso;y 3) el rescate y mantenimiento de la memoria histórica del pueblito y sus entornos.

Jóvenes rosarinos donde quiera que estén: Esta tarea, ampliada, deben continuarla sin vacilaciones, porque de que hay en ustedes capacidad y entusiasmo, los hay. Capacidad, la suficiente para discernir con sabiduría sobre la misión/visión; y entusiasmo, el suficiente también para la idea/acción efectiva y eficiente. Desde luego, me refiero a ustedes, la mayoría, sin desestimar las excepciones que hay en toda regla. Pero estas excepciones, como mal necesario, tendrán sus propias motivaciones que será preciso valorarlas, pero no compartirlas. La consigna entonces es, debe ser: sí, se puede.

Por todo esto, en los últimos años, bien por esta vía y últimamente por visita directa al pueblito, he estado más cerca de sus fortalezas y debilidades, de sus problemas y de su eterno andar. Ha sido grata la sensación de volver a mis raíces; sobre todo, porque enmarca también los ansiados reencuentros de todo ser humano: retorno a la familia como unidad indestructible; a la memoria cercana de tantos familiares y amigos idos; y volver al abrazo de los viejos amigos que aún, como yo mismo, sobreviven heroicamente a su manera. Y me ha permitido también palpar la realidad circundante de aquel pueblito que “allá al pie de la montaña”, una vez en mi niñez desde el cerro La Cuesta se me antojó imaginarlo amorosamente como “un alacrán tomando el sol, tendido de este a oeste”. Eso fue entonces. Pero, el tiempo pasa y la modernidad tiene su costo. Quizás la infraestructura evidencia modificaciones en el querido rostro de antaño, pero lo importante es la esencia de su ser, su memoria, su corazón de campesino recio y amable, el recuerdo enaltecedor y progresista de aquellos verdaderos alcaldes y jueces que llegaban al cargo por amor y convicción a una población querida, sin ínfulas, sin afanes de poder o de lucro, sin marrullerías y subterfugios anti populares… es decir, con verdadero apego a una causa de amor por el pueblo. Hoy es distinto, lo contrario.

Resulta lugar común siempre llamar a la unidad. Y hasta suena hueco a veces; sobre todo, cuando hay predisposición contra quien hace el llamado. Y por eso hay gritos valientes que no se atreven a salir del pecho. Pero, precisamente, por eso hay que hacerlo. Y hasta por los que no creen. Hay temor a la contrariedad y al enojo de otros, y más cuando median el poder y el dinero. Monseñor Romero nos dijo una vez, en rueda de periodistas: “¿que está molesto el gobierno y nos amenaza?, pues demos gracias a Dios porque hemos puesto el dedo en la llaga…” El querido y santo profeta tenía razón. Si no decimos las cosas, la llaga crecerá hasta volverse purulenta… Yo, dicho con toda humildad, soy hombre libre y realizado, gracias en gran parte a que nací en Villa El Rosario; y por eso, contra todo riesgo, mi búsqueda de la verdad ha sido, es y será como una especie de especial destino…

Por todo lo anterior, hermanos rosarinos, yo me atrevo al llamado a la unidad. Nunca partidaria, pues por mi condición de periodista jamás he pertenecido a partido político alguno. Y marzo de este año es la oportunidad de proceder sin compromisos partidarios, únicamente en función del progreso rosarino. Unidad entre los radicados allá y los que vivimos fuera. Ahora con las redes sociales esto es posible: que nos impulse a todos, viejos y jóvenes, la motivación por una lucha en común hacia verdaderos logros de: Paz, Justicia, Armonía y Progreso, por el orgullo de “ser de allá” y, sobre todo, por el compromiso de cumplirle honradamente a nuestros antepasados idos y para dejar un legado, coherente y positivo, a las futuras generaciones de Villa El Rosario.

Fraternalmente,

Renán Alcides Orellana

Anuncios

2 comentarios to “Carta abierta a la noble gente de Villa El Rosario, Morazán.”

  1. Vera Pharma Siegert ( Alvarez hija de Marcos Alvarez Says:

    Es un gusto saber lo orgulloso que se siente al ser hijo de uno de los pueblos mas hermosos que tiene El Salvador. Es sorprendente ese orgullo y lo felicito porque ya somos dos. Feliz 2012 a toda la familia.
    Por este medio a todos los Rosarinos deseo un Feliz 2012.

    • Gracias, Vera Pharma. Este orgullo múltiple de los de allá y los de aquí junto, puede hacer la diferencia. Me alegra compartir ese orgullo, que se que es el sentimiento de muchos rosarinos con ideales de cambios, superación y progreso; desde luego, habrá excepciones como en toda regla, como mal necesario en toda sociedad que más debe impulsar a seguir tras la utopía.
      Mi saludo familiar y de paisano, con los mejores votos por un año 2012 lleno de Paz, Armonía y Prosperidad. Salud, RAO.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: