Si presidió “medicado”, malo; si presidió ebrio, malísimo…

La presidencia de la Asamblea Legislativa salió al paso, hasta hoy, a los señalamientos públicos contra el vicepresidente Ciro Cruz Zepeda por conducta inapropiada, al intentar presidir la sesión plenaria del pasado 7 de diciembre, con evidentes muestras de incoherencia y atolondronamiento, como quien actúa en estado de ebriedad. Sin duda, una actitud reprochable y hasta condenable del diputado Cruz Zepeda del partido Concertación Nacional (CN), con irrespeto total -como está acostumbrado a hacerlo desde hace muchos años- a la dignidad e inteligencia de los salvadoreños.

Las acusaciones contra Cruz Zepeda, terminantes y enardecidas, surgieron de inmediato de diputados, de otros funcionarios y de la población en general, con reclamo justificado por ese reprochable insulto, que salpica y ensucia una vez más el rostro de toda la Asamblea Legislativa. Otra por alcoholismo, fue la afrenta al pueblo salvadoreño del diputado Francisco Merino, también del CN para variar, cuando hace algunos años en plena vía pública y en evidente estado de ebriedad, disparó contra una patrulla lesionando a una agente policial.

El diputado David Reyes, de ARENA, fue el primero en alzar su voz de protesta e indignación en plena sesión legislativa, antes de que Ciro fuera obligado a retirarse. “El pueblo salvadoreño merece todo el respeto posible y la conducta de Zepeda en esta sesión plenaria fue una falta de respeto… voy a pedirle a mi fracción (de ARENA) que la presentemos en conjunto (la denuncia) y en caso que no la quieran presentar, yo lo voy a hacer en mi carácter personal…”, dijo David Reyes (LPG, diciembre 14). Habrá que ver. También, a estas frases se unieron las de otros diputados, entre ellos Orlando Arévalo. “Zepeda se encontraba en alto estado de ebriedad al dirigir la sesión plenaria…”, dijo Arévalo, entre otros señalamientos (LPG, dic. 14). Y las voces del pueblo salvadoreño, enardecidas e indignadas, dijeron, dicen y dirán otro tanto y más…

El mismo presidente de la AL, Sigfrido Reyes, de inmediato evidenció su molestia y preocupación y, en nombre de la Asamblea Legislativa, pidió perdón al pueblo salvadoreño, por la “conducta indebida” de Ciro Cruz Zepeda, quien para acabar de mojar la hilacha es Vicepresidente de dicho Órgano. Hasta ahí, la población honesta reconoció la actitud del presidente de la AL, porque significaba coherencia y respeto a la Nación.

Pero, lo dicho al principio, el presidente Reyes hora aparece en varios medios de comunicación, contradiciendo su indignación anterior. “El diputado Cruz Zepeda estaba medicado”, dijo Reyes hoy en conferencia de prensa. Es decir, Cruz Zepeda estaba aturdido por exceso de medicamentos (¿?). En uno u otro caso (por alcohol o por medicinas), Cruz Zepeda estaba “bolo” y por tanto, incapaz para presidir. Y, no sólo por respeto al pueblo sino por responsabilidad, ningún diputado debe ejercer tan delicado cargo si no está en sus cabales, por la razón que sea. Y, tal como se aprecia en medios y videos, Ciro Cruz Zepeda estaba fuera de sí…

De ahí que, independientemente de que los mismos de siempre lo “absuelvan” (ahora por ti mañana por mí, le dirán), lo cierto es que el pueblo honesto ya repudió la actitud a Ciro Cruz Zepeda y de sus defensores; y, con todo derecho, la califica muy mal, aunque esta mala calificación ya viene de años. Por eso, aunque no haya efectos sancionadores, el pueblo y los electores (los escasos de Ciro), continuarán con interrogantes como estas:

– ¿Por qué el mismo día, la presidencia de la Asamblea Legislativa pidió perdón públicamente a los salvadoreños, por el irrespeto de uno de sus miembros (Ciro) al presidir una sesión en condiciones inapropiadas?

– ¿Por qué haber esperado más de una semana para que el diputado y sus defensores “aclararan” al pueblo que no estaba embriagado, sino “medicado”? ¿Era necesario ese tiempo para que los “análisis” arrojaran la verdad, o fue para ponerse de acuerdo?

– ¿Por qué la reacción, inmediata e indignada, del diputado David Reyes y de otros, en el instante de la sesión plenaria, llegando hasta amenazar seriamente con una demanda contra Ciro, por conducta indebida al presidir la plenaria? Y después, ¿qué ha pasado con la denuncias del diputado David Reyes, siendo como este parece ser un ciudadano muy bien intencionado? ¿Alguien le dijo, alto o…?

– En general, ¿por qué se le permitió y él mismo Ciro decidió presidir, a sabiendas de que esos “medicamentos” le dan mareos y otras consecuencias que lo desequilibran en sus actuaciones? ¿Acaso presidir una sesión plenaria de la AL no es una alta responsabilidad de orden nacional, cuando no la más alta…? ¿Y más, con tanto Vicepresidente que pudo ocupar el puesto…?

– Embriagado o no, “medicado o no, ¿son estas las actitudes y las “personalidades” que el pueblo salvadoreño honesto merece, para que honren su dignidad e inteligencia? Aparte de que este señor y varios otros diputados, con excepciones apreciables, ya han hecho tanto daño al país, con su actitud prepotente y goces de impunidad…

– Por lo anterior y más, a excepción de los “seguidores” de don Ciro ¿votarán por candidatos así los electores honestos en las próximas elecciones; en este caso, los electores del departamento de La Paz…?

Cuestión de esperar, porque en nuestro bello país se ven cosas…!

Anuncios

2 comentarios to “Si presidió “medicado”, malo; si presidió ebrio, malísimo…”

  1. Simplelmente de ese tipo, narco ladron, no me sorprende nada, por eso no agrego nada de cerote zepeda. Lo que si es reprochable sin medida es la actitud de sigfrido reyes, defender lo indefendible, es vergonzoso. Apenante aptidud del fmln, mas bien su cupula que actuan de la misma manera que los arenazis actuaron, y se preguntan por que los criticamos. Simplemente por que esperabamos mas de ellos, las izquierdan son la unicas fuerzas inteligentes que promueven, crean y estimulan a los pueblos. Las derechas, solo toman ventajas de la ignorancia y eso es lo unico que promueven, ignorancia. Por eso es el llamado al fmln, que siendo la unica fuerza de izquierda capaz de sacar al pais y alejar a la gente de la ignorancia promovida por arena, pdc, pcn, pp, etc. a regresar a sus raicez y promover el verdadero cambio social salvadoreno, no chavista or cubano.

  2. Buscándole el lado amable a la situación, y evitando a toda costa usar palabras groseras, diré que igual que en aquel chiste de aquella canción venezolana lo de “borracho” o “medicado” se le pasará en algún momento. Pero la vastedad de otros vicios y mañas son vitalicios en él… y ¡diablo!, qué actitud la de don Sigfrido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: