Los Pilato modernos: ninguno se salva.

“No los perdones, Sandino, porque saben lo que hacen…”, escribió Oswaldo Escobar Velado, poeta nuestro, auténtico, honesto, coherente. Y la frase, sin mayor esfuerzo, es perfectamente aplicable a los actuales dirigentes de los partidos políticos, a todos. Con mínimas excepciones tal vez (aunque con requerimiento de lupa) ninguno se salva, porque es evidente e inocultable su afán de seguir disfrutando de privilegios y prebendas, con total irrespeto a la dignidad e inteligencia del Pueblo Salvadoreño.

Ellos, todos, desde su ansiedad de privilegios y enquistamiento político, son actores y protagonistas de esta crisis jurídico política que agobia al país (La ceguera, sin embargo, niega la crisis. Es que hasta el Olimpo no sube la tragedia galopante y el sufrimiento creciente de un pueblo digno de mejor suerte). Una crisis agudizada con el decreto “flash” 743, porque descarnó de un tajo la maldad de quienes irrespetando leyes, normas éticas y morales y, sobre todo, el honor del Pueblo Salvadoreño, en vertiginosa carrera impropia de verdaderos estadistas, dieron iniciativa de ley, aprobaron el decreto 743, lo sancionaron y, a pesar de lo dudoso en redacción y fechas, ordenaron su publicación en el Diario Oficial. Y lo peor de todo, con prepotencia y abuso inauditos, ahora culpan de todo a los 4 Magistrados dignos de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia, aún seguros como están de que los 4 actúan en cumplimiento de mandatos constitucionales y que, por lo mismo, gozan del respeto, estimación y hasta ofertas de protección de los salvadoreños honestos, de aquí o residiendo en el exterior.

Ahora resulta que nadie se hace cargo del entuerto que tiene al país al borde del abismo social, todos recurren al vergonzoso “yo no fui”. Se lavan las manos. Pero no, ningún Pilato moderno de la dirigencia política criolla se salva. Y tampoco se vale querer engañar al Pueblo Salvadoreño, con fraseologías despampanantes y una verborrea con poses de dómine o de consagrados del conocimiento. Ninguno se salva:

– Los que engendraron el fatídico e inconstitucional Decreto 743, motivados por chambres o supuestos, bien por miedo (¿?) a la derogatoria de la Ley de Amnistía o por la cancelación de su partido o por lo relacionado con los gastos oficiales.

– Los que en carrera abierta, con inapropiada y censurable dispensa de trámite, lo aprobaron y, con mensajero ad hoc y miembro del mismo pleno, lo enviaron a Casa Presidencial, donde ya lo esperaban bolígrafo en ristre y la orden anticipada de publicarlo de inmediato en el Diario Oficial. Todo eso sin dejar de mencionar que en el camino o por ahí, el 743 original “sufrió” cambios que deben ser investigados; y que, además, hay fechas dudosas entre el 2 y 3 de junio. Y tan cierto es que fue “cambiado” que la Presidencia de la Asamblea Legislativa ha presentado ante la Fiscalía General de la República, una demanda para que se investigue el fraude. ¿Se hará la investigación y, si lo amerita, se impondrá la respectiva sanción? O ¿será otra más de aquellas que hasta ahí llegan?

Pero, hay más. Ahora, evidenciando incoherencia política, y como giro tristemente célebre e impropio de verdaderos estadistas: los unos, especialmente los firmantes (ARENA) piden “que se derogue el 743, porque el chambre no era tal”; y otros, unidos izquierdas y derechas (FMLN-PCN-PDC-GANA) “que no se derogue y se aplique, porque es ley”. Y más, y peor aún, que un partido que se decía defensor de los intereses populares ahora desoiga su reclamo y dando la espalda a ese pueblo, no sólo se aferra a que el 743 es ley sino que hace propuestas de reformas para agudizar la crisis y, con saña increíble, la emprende hasta con insultos contra los 4 Magistrados. ¿Cómo un partido político va a sugerir siquiera, y menos imponer, modificar fallos y criterios a la Sala de lo Constitucional? Sólo en El Salvador es posible eso, donde la prepotencia y el abuso de los dirigentes políticos se imponen con medidas a su favor.

En realidad, el aparente enfrentamiento de los dirigentes políticos contra los 4 Magistrados, no es otra cosa que vil enfrentamiento de los dirigentes políticos contra el Pueblo Salvadoreño, al que desoyen, irrespetan e insultan, con acciones socio políticas únicamente para beneficio partidario.

En resumidas cuentas, el Pueblo Salvadoreño sigue hoy, peor que antes, a merced de caprichos políticos, producto de la insensatez, la prepotencia y el autoritarismo de todos los dirigentes políticos. Un pueblo no puede ser leal a quienes, con promesas incumplidas, tampoco le han sido leales, ni siquiera a pesar de su derecho de recibir lealtad y respeto. Ese mismo Pueblo seguirá apoyando a los 4 Magistrados de la Sala: Belarmino Jaime, Florentín Meléndez, Sidney Blanco y Rodolfo González, porque sabe que, sin politiquerías absurdas, los 4 marcan el inicio de una era de verdadera justicia en el país.

Es alentador, sin embargo que, para satisfacción del Pueblo Salvadoreño, los 4 Magistrados reiteran que continuarán con su valiente, justo y patriótico cumplimiento del orden constitucional, en beneficio de la justicia salvadoreña, a pesar de los forcejeos, amenazas e insultos de los dirigentes de los partidos políticos. ¡Así sea!

(RAO)

Anuncios

2 comentarios to “Los Pilato modernos: ninguno se salva.”

  1. Francisco Rivera Says:

    Renán, me alegra mucho que alguien con una trayectoria como tú escriba sobre este tema. En el exterior, la Diáspora mira como
    todo se ha convertido en una pesadilla política en El Salvador.
    Parece que las palabras “cambio” y “esperanza” no tienen cabida en el vocabulario politico salvadoreño.

    Mis mejores deseos son que El Salvador salga adelante, y por ello, la denuncia es muy importante de cualquier atropello a la democracia en esta pequeña nación centroamericana.

    Francisco Rivera, miembro del Comite Ejecutivo y miembro fundador de Salvadoreños en el Mundo y Presidente de
    la Mesa Redonda Nacional Centroamericana,
    Los Angeles, California

    Julio 11, 2011

  2. […] Tragaluz Ventana Abierta En Un Techo « Los Pilato modernos: ninguno se salva. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: