ARPONAZOS (6)

A propósito de lo que informan los medios…

I.
Delito-captura-hospital-libre…
Este, con raras excepciones, sigue siendo el camino más corto de los protagonistas de los delitos de cuello blanco, a partir de la ejecución de un ilícito. La historia salvadoreña ha sido, es y seguirá siendo pródiga en estos casos emblemáticos de ex funcionarios y empresarios ligados al poder político, o servidores de él. Algunas veces, a lo mucho que llega la “justicia”, y vale decir en mínimos casos, es a una condena levecita, si por suerte el pájaro no voló antes a lejanas tierras, por previo aviso. Pero, independientemente de esas condenitas, lo que ya se sabe es que denunciado el hecho y la consiguiente orden de captura, si es que por fortuna hoy se da la orden, el caminito: captura-hospital-libre… será la noticia con la que desayunará mañana el pueblo honesto, ávido de la real justicia.

El más reciente caso de captura-hospital-libertad… ha sido el del exministro de Salud, Guillermo Maza, quien “purgó” únicamente algunas horas de hospital, mientras se diligenciaba, con pasmosa rapidez, el sonado juicio con antecedentes ya de varios años. Aparte de uno o dos más de los detenidos junto al ex funcionario, los demás indiciados también salieron libres por falta de pruebas. Pero, el juicio sigue, aunque los ahora excarcelados gozan de libertad condicional.

Y aquí no se trata de afirmar si es justo o no el fallo (eso es responsabilidad de los juzgadores y motivo de análisis para los entendidos); pero sí, se trata de lamentar, junto a la población defraudada, el evidente buen trato y consideraciones de hospital, no sólo ahora para el exministro Maza sino para tantos otros casos en la historia judicial salvadoreña, como negación al principio constitucional y humano de que todas las personas son iguales ante la ley. Si bien se lamenta el quebranto de salud de una persona, en este caso el ex funcionario de Salud, ello, sin embargo, no niega la presunción y señalamiento de un ilícito, cuyo seguimiento darán los órganos correspondientes, hasta la resolución final…

II.
Suma y sigue, el juicio en Ramo de Salud…
Mezcla de indignación/impotencia/frustración fue el sentimiento generalizado, entre la población ávida de justicia cuando, el 10 de abril, se conoció el fallo que dejaba libres al exministro Guillermo Maza y demás indiciados por el delito de estafa al Ramo de Salud. Sin embargo, dada la amarga experiencia en muchos casos de cuello blanco, la resolución no sorprendió tanto, pero indignó más… mucho más. Tampoco agradó al Soberano pueblo ver que, horas antes, el ex presidente Saca casi anticipaba, con gran certeza y no disimulada ironía, que su ex ministro saldría libre. Mucha seguridad denotaban sus afirmaciones, aún cuando las apoyaba invocando, acertadamente, el principio de la presunción de inocencia.

Pero, el pueblo sabe, como lo saben hasta quienes lo niegan, que durante su período presidencial, desde su más alto cargo hasta muchos mandos altos y medios, fueron cuestionados por actos de corrupción (muchos juicios y demandas pendientes hay por ahí), que ahora parece que se irán desvaneciendo en el tiempo. ¿Y prescribiendo? Tal vez. Pero, eso jamás anulará la existencia de ilícitos que, individual o colectivamente, perjudicaron a la población más humilde.

Como son tantos los casos que se conocen con nombre y apellido, los salvadoreños esperan que, aunque sea uno por uno, la FGR los vaya retomando y establezca culpabilidad o no, para obtener credibilidad nacional y buena imagen internacional… y porque, además, no será justo, nunca, que sólo al ex ministro Maza se le juzgue, cuando hay otros casos quizás más emblemáticos, que esperan su turno. Y la vox pópuli habla de peces más gordos…

III.
Conciencia popular apoya a los 4 magistrados de la CSJ…
Cuesta dejar la bonanza gratuita, a costa del esfuerzo popular. Esta y no otra es la opinión generalizada que, con evidente ira además, gravita en la mayoría de la población, en sus distintos estratos. Y todo, referido a la actitud antidemocrática y antipopular de 9 magistrados de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) quienes, descarnando su interés personal por los muchos privilegios heredados de una tradición nefasta (caben, desde luego las excepciones), recurren a argucias y leguleyadas para desprestigiar, y hasta provocarles severo perjuicio personal/profesional, a los 4 magistrados de la Sala de lo Constitucional: Belarmino Jaime, Florentín Meléndez; Sidney Blanco y Rodolfo González. Debieran ser los 5 de la Sala, pero uno desertó para unirse a “los 9 de la fama”, coincidentes todos en seguir gozando de las “prestaciones” sin fin, sin importar los atrasos y “moras judiciales” que esta actitud ha generado. Dos de los 15 se han desmarcado de los 9. Y qué bien, pues no se esperaba menos de ellos. Ahora son los 9, contra los 4. Pareciera una lucha de dos contra uno; pero no, ni multiplicados los 9 superarían la capacidad, honestidad y ejecutorias profesionales de los 4, que ahora los vuelve representantes dignos de la Nación y, por ende, de total aceptación popular. De ahí que todos, menos los 9, esperan que la Fiscalía General de la República (FGR) archive una demanda de los 9 contra los 4, por actos arbitrarios que sólo la mezquindad jurídica pretende justificar. “FUSADES, UCA y PDDH consideran que Fiscalía debe desestimar pretensión de 9 magistrados de enjuiciar a 4 constitucionalistas”, titula La Prensa Gráfica (abril 12/2011). Bueno, es que esa es la petición general, sólo queda esperar…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: