Salarrué, el injustamente desconocido.

Un déficit evidente de los Acuerdos de Paz, es la falta de un plan verdadero y sostenido de promoción de la cultura. Urge, por ejemplo, promover internacionalmente el ser y quehacer de los intelectuales salvadoreños, especialmente de los grandes idos.

Entre el 16 y el 20 de octubre de 2006, participé como Jurado Internacional en el Concurso Nacional de Literatura Ricardo Miró 2006 de Panamá, Rama Cuento, en la capital panameña, que culminó con una Semana Cultural en la que se premió a los ganadores en Poesía, Cuento, Novela, Teatro y Ensayo.

Como Jurado Internacional me correspondió disertar sobre la rama Cuento, con tema alusivo y de preferencia sobre mi país. Mi conferencia El personal estilo narrativo y la profundidad psicológica de los personajes en la obra de Salarrué, me sirvió para medir el nivel de conocimiento que sobre él se tiene, a nivel continental. Con excepción de la participante costarricense, para los Jurados de los otros países (Cuba, Colombia, Argentina, Venezuela y de Panamá mismo), la personalidad de Salarrué resultó “extraordinaria y profundamente maravillosa, pero lamentablemente desconocida”.

Pude entregar al Instituto Nacional de Cultura (INAC) apenas 2 (únicos existentes que encontré aquí en El Salvador) de los 3 tomos de “Narrativa Completa” de Salarrué, de la Dirección de Publicaciones de Concultura. Lamentablemente, de la edición “Salarrué. Obras Escogidas”, Editorial Universitaria (UES, 1969), prologada por Hugo Lindo, ni señas…y así, el resto de reconocidos escritores salvadoreños (con excepción de Roque Dalton): Arturo Ambrogi, Francisco Gavidia, Claudia Lars, Hugo Lindo, Oswaldo Escobar Velado, Alberto Guerra Trigueros, Pedro Geoffroy Rivas… no se conocen o “apenas suenan” en otros países.

Quizás las publicitadas y grandes comitivas oficiales para “atraer inversiones”, con gastos excesivos e inútiles a veces, pudieran promover la realidad cultural del país. Quizás los representantes de los medios de comunicación, ahora “invitados especiales” a esas giras (antes eran “enviados especiales” que informaban sobre todo -bueno o malo- que ocurría durante la gira, no sólo lo favorable al funcionario “invitante”), puedan contribuir también a promover internacionalmente la riqueza cultural del país. ¿Y los embajadores y los cónsules? ¿Y los demás funcionarios, especialmente los ya reconocidos “paseantes” sin logros ni beneficios para el país? En fin, todos según niveles y posibilidades. Si está a nuestro alcance y no lo hacemos, de manera indirecta seguiremos contribuyendo a mantener el oscurantismo y la negación de nuestra cultura…

Anuncios

2 comentarios to “Salarrué, el injustamente desconocido.”

  1. Sr. Renán, prosa muy excelsa, argumento bien dirigido. Su hija Ligia (buena muchacha, usted lo sabe) me proporcionó el enlace hacia su blog hace algunos días, pero por viajes y trabajos no había encontrado el espacio para pasar por aquí. Acá estamos.

    Personalmente, descubrí a Salarrué por el blog de Ligia, específicamente a través de un lindo poema que ella reprodujo, “El chucho”. Sólo por la anécdota: aquí en Margarita, “chucho” es un pescado, y se prepara un rico pastel con él. Después Ligia me envió una ponencia suya, que disfruté plenamente, y que me permitió leer dos relatos de Salarrué. La lectura no me resultó del todo fácil, pero algún éxito tuve, y creo que capturé la esencia del mensaje.

    No conozco a ninguno de los otros autores que usted menciona en este post. Ni siquiera a Roque Dalton. Lamento decir que la instrucción literaria en Venezuela tradicionalmente ha excluido a los escritores salvadoreños. Digo más: lo que se nos muestra de su país, a través de la prensa, rara vez corresponde a algo positivo. Aunque esto no me sorprende, porque el periodismo actual, creo yo, está en crisis. Me parece que el periodismo no sabe qué dirección tomar frente a la dinámica voraz de la historia contemporánea. Pero éste es otro tema.

    Yo voy a seguir descubriendo la literatura de su país. Poco a poco. Con Salarrué siento que he comenzado bien. Procuraré leer otros relatos de él.

    Bueno, todavía debo leer los posts recientes de Ligia. Mañana, mañana la leeré y le comentaré, porque ya vi que ella ha publicado bastante durante mi ausencia, y las cosas que ella publica merecen toda la dedicación y atención. Pero con el sueño que comienza a golpearme, no podré atender todos sus escritos como es debido.

    Un gusto. En los próximos días regresaré, y trataré de aprender otras cosas leyendo los posts antiguos. Muchas gracias.

  2. Estimado Renán, un placer estar de visita en tu blog. Interesante y lleno de una visión propositiva.
    Cual te comenté en mi correo, tengo a bien informarte el hurto de este artículo tuyo, que atañe a Panamá, y que pondremos (dándote el crédito correspondiente) en nuestro sitio http://www.chiriquicultural.com, que desde ya es tuyo y de todos los amigos salvadoreños.
    Fraterno abrazo desde la República de Chiriquí. Adelante, siempre adelante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: