“Coincidencia” en acefalías en Sistema Judicial: acción intencionada hacia ruptura constitucional

Si las cosas continúan como van, pues vamos a caer en la anarquía”, declaró el magistrado de Corte, Dr. Marcel Orestes Posada, en entrevista exclusiva a Diario Co Latino (11 de julio/09). Se refería, concretamente, a la situación infamantemente irregular de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), por obra y gracia de las cúpulas de los (tres en uno) partidos políticos: ARENA, PCN y PDC. Sólo en cuanto a la CSJ, porque referida a la situación general de la Nación -según lo perciben los salvadoreños honestos y laboriosos- las frases del magistrado Posada todavía son generosas, pues nadie ignora que la “posibilidad” de la anarquía no es tal sino ya anarquía real, como tampoco ignoran sus orígenes y de quienes proviene la aviesa intención de dar largas a la elección de Fiscal General, Magistrados y Procurador General. El temor y la impotencia impiden la denuncia.

Independientemente de que a la hora de redactar esta columna la situación eleccionaria de Magistrados esté resuelta, la cuestión ha sido el irrespeto a la dignidad e inteligencia de los salvadoreños. Imposible creer ya que se buscan los “perfiles adecuados” y las ejecutorias de los candidatos para “beneficio de la ciudadanía”, cuando la realidad es que van tras las cuotas convenientes; sí, aquellas cuotas que permitirán encubrir y no descubrir las fallas y malos manejos administrativos, especialmente los del pasado. Los salvadoreños lo saben, sin mayor esfuerzo, porque conocen de sobra a las figuras y acciones políticas que, antes que a la justicia y el bien común, se aferran a esquemas de privilegios y de sometimiento de la población.

En cuanto a la CSJ, puntualmente el magistrado Posada reitera que hasta hoy “… no se han producido consecuencias graves… pero, eso no quita que en los días venideros podamos vernos en una situación de magnitudes insospechadas…”. Esto es grave, e irá para peor si la situación no se resuelve, justa, pronta y honestamente. Aunque, aún resuelta satisfactoriamente, quedarán el mal sabor y la preocupación sobre que las “coincidencias” en acefalías en el Sistema Judicial, corresponden a acciones intencionadas a promover un rompimiento constitucional. No fue ninguna gracia que el magistrado Néstor Castaneda tratara de incorporarse a la rosca desestabilizadora y -con el evidente nerviosismo de alguien no acostumbrado a estas argucias- se autonombrara Presidente de la CSJ. “Jamás se le ha dado a Castaneda facultades administrativas ni jurisdiccionales”, declaró enfáticamente el Magistrado Posada.

La Constitución señala que las funciones de los Órganos del Estado son indelegables”, dice pronunciamiento de FESPAD, señalando, además, que “el caso de la elección de cinco Magistrados de Corte ha ocasionado graves irregularidades, opacidad y transgresiones a la ética, en las etapas de elección gremial administrada por la FEDAES…” y también en la Sala de lo Constitucional donde que “cuatro de cuyos magistrados finalizaban su período el 30 de junio, impidió la continuidad del proceso por medio de una interlocutoria de admisión de un amparo presentado por una abogada (Michelle Gallardo}, que se expresó agraviada…” Para FESPAD fue una demanda “con claros vicios de inadmisibilidad…”. También para el pueblo que, además, la considera parte del intento desestabilizador. FESPAD considera grave que: “en la elección de Magistrados, luego de todos los abusos consumados, no existe una solución constitucionalmente pura a esta crisis”, salvo una opción prevista en la Ley Orgánica Judicial (LOJ) para situaciones semejantes, que “podría constituir la salida menos gravosa a esta grave crisis institucional”. Los entendidos en la materia, y especialmente los involucrados, deben haber tenido o tener a estas horas esa opción que señala FESPAD. Aunque sea esa, la menos gravosa. En todo caso, y a partir de esta lamentable experiencia, los salvadoreños abogan porque, bajo una nueva y transparente directriz, sus impuestos contribuyan a la constitución de una sana Corte y no una Corte sana.

Faltan otras elecciones: Fiscal General, Procurador, Magistrados de CdeC y TSE… Cuestión de voluntad política de los dirigentes ya conocidos, sólo asumiendo el imperativo de deponer la ambición de poder partidario y el criterio unilateral de “los míos sí, los tuyos no”, podrá contribuir a la real gobernabilidad y, sobre todo, en caso de que les interese, a recobrar la confianza del pueblo salvadoreño, que por ahora está en decreciente menos cero. Y, en ese orden ¿qué pasaría si por arte de magia se descubriera que aquí no hay un “golpe institucional” en ciernes, o un plan desestabilizador orquestado contra el nuevo Gobierno, y que, además, nada que ver en eso las cúpulas partidarias de ARENA, PCN y PDC; algunos de los salientes y actuales magistrados de la CSJ y CNJ; ni dudosos recursos de amparo y otros…? Pues, los salvadoreños sentirían salvado el proceso democrático… y todos, junto al pueblo, contentos…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: