Ni las encuestas fallaron, ni están disponibles los fondos de pensiones.

En la recta final hacia las elecciones presidenciales del 15 de marzo, un vistazo posterior a las elecciones del 18 de enero, deja al descubierto algunos hechos y expresiones preocupantes. Independientemente de los resultados y las cifras de alcaldes y diputados, que algunos por ignorancia o malicia, o por ambas, como en el caso de San Salvador tratan de magnificar con aviesas intenciones a los correligionarios de Arena, los salvadoreños seguirán demandando responsabilidad y transparencia. De lo contrario, reclamarán por el menosprecio a su dignidad e inteligencia.

Para difícil olvido, por ejemplo, las expresiones del candidato presidencial de Arena, Rodrigo Ávila, durante el acto de proclamación del triunfo de Norman Quijano, como alcalde de San Salvador, la misma noche del día 18. Sin la debida compostura de un estadista, Ávila expresó entre otras una frase no sólo insultante contra el candidato opositor, Mauricio Funes, sino contra la población honrada, al mofarse de que fallaron las encuestas de universidades de prestigio (UTEC-UCA-UFG) y que, por tanto, ya podían pasárselas por… algún sitio, que la gente respetable entendió, y resintió escuchar. Horas después, en declaraciones públicas, el presidente Saca aludía irónicamente a las mismas encuestas calificándolas de “chabeliadas”. ¿Cómo entender esto, si todo mundo sabe que tales institutos de Opinión Pública tienen prestigio ganado y que la realidad de los resultados “anduvo por otro lado”?

La voz académica autorizada de Oscar Picardo reivindicó el prestigio de tales universidades, al destacar en un párrafo de su artículo Las Encuestas y la “Opinión” (La Prensa Gráfica, enero 28), lo siguiente: “Considerando lo anterior, sería poco prudente dudar de la reputación de nuestras casas encuestadoras, particularmente de las académicas –IUDOP, CIOPS y COP-, y menos prudente aún opinar públicamente de ellas con desdén y desde la perspectiva ideológica”. Así, Picardo volvió también por el respeto a los salvadoreños. Aunque, realmente, la huella de la ofensa ha quedado, como tinta indeleble.

Estas expresiones de mofa e insultos de funcionarios y candidatos oficialistas, han sido una constante durante los procesos eleccionarios Ahí está, como muestra permanente, la inhumana e insultante letra de la marcha guerrerista de Arena, con augurios de muerte para todos los salvadoreños del “partido rojo” (color emblema del Fmln), quienes por no ser de Arena encontrarán su tumba (¿?) en su propio país, El Salvador. También, conocidos los resultados del 18 de enero hubo reclamos de todos los partidos, pero “los que protestan son chusma” dijo el presidente del TSE, Walter Araujo, amenazando con represión a los ciudadanos inconformes. Durante su candidatura, Norman Quijano aludió a los salvadoreños como dementes y a todos los abogados como corruptos. Y el diputado Guillermo Gallegos, con ira mal disimulada, lanzó epítetos contra su honor a la exdiputada de Arena, ahora del Fmln, doña Patricia. Son epítetos censurables, impropios de “líderes” intocables. ¿Podrán ser estas las señales anheladas para la fraternidad y el entendimiento de los salvadoreños?

Y otro mal sabor, para los jubilados y sus familias. Al presentar Rodrigo Ávila su plan de gobierno, la semana anterior, dejó claro que utilizará los fondos de pensiones para proyectos gubernamentales, especialmente de vivienda. “En su plataforma de gobierno el candidato {Rodrigo Ávila} insiste en utilizar los fondos de pensiones de los salvadoreños para la ejecución de los planes, en específico el de vivienda”, publicó Diario Co Latino (enero, 28). ¿Será posible y correcto eso, sabiendo que el dinero de las pensiones es sagrada pertenencia de los jubilados y que, además, un porcentaje máximo ya ha sido utilizado, bien o mal, por el Gobierno? Los pensionados exigen que “no les arriesguen” el salario de su vida; y, por su parte, los entendidos afirman que no se pueden utilizar esos fondos, y demandan seriedad a los candidatos. La población duda si las expresiones de Ávila son por mala asesoría, o por falta de cacumen. El pueblo salvadoreño espera explicaciones creíbles, y no simplistas aclaraciones con tinte de “yo no fui”. Con todo respeto, los salvadoreños exigen respeto.

Pero, como reverso de la medalla y para satisfacción del pueblo, como una mínima pista de por qué en El Salvador las cosas caminan así, las valientes y reveladoras declaraciones del ex ministro de Hacienda, Guillermo López Suárez, a La Prensa Gráfica (Séptimo Sentido, domingo enero 11), fortalecen la esperanza de los salvadoreños en su lucha contra la pobreza. El ex ministro López Suárez fue obligado a renunciar por intentar transparencia en el manejo de la cosa pública y la reforma fiscal. Son tantas sus revelaciones, pero una basta para adivinar el resto: “… verlo en la computadora y decepcionarme varias horas de ver como algunos {¿?} evaden impuestos, exageradamente…”, dijo el ex ministro. Pequeña luz, pero valiosa, en la oscuridad del túnel.

Anuncios

2 comentarios to “Ni las encuestas fallaron, ni están disponibles los fondos de pensiones.”

  1. Me parece que ese dia no tuvo la necesidad de expresarse asi de las encuestas Rodrigo Avila,talvez lo dijo por euforia y esa felicidad de ganar la capital.En ningun momento se a mencionado a las universidades o institutos con el hecho de desprestigiarlos lo que pasa es que la muestra no fue la sufiente ademas como reitero y sigo diciendo hay mucha gente indecisa,ellos al final van a decidir el futuro del pais.Mencionan tambien la campaña sucia de Arena pero fmln tambien hace campaña sucia y hasta incluso sacaron un spot el cual decia que el presidente de españa los apoyaba y que paso resulto ser un farsa ya que la misma embajada mando un comunicando negando todo accion!!!A ver que piensan uds….

  2. totalmente de acuerdo…las U tienen igual credibilidad, pero si los resultados no te favorecen decís que son chabeliadas…Mr President (que le llaman así porque no se le puede decir, Dr, Lic, Ing u otro similar) tendrá en unos meses a tiempo completo lo que ha hecho los últimos 5 años, sólo que a tiempo compartido con la presidencia, la dirección de su partido.

    Las pensiones…mejor que no las toquen, por cosas menores que esas se producen insurrecciones…mala memoria tienen algunos

    PD: no simpatizar con las medidas de ARENA NO es sinónimo de comunismo, de izquierdista ni Rojo…es simplemente ser un ente pensante

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: