Feliz año 2009: de las tinieblas a la luz…

Feliz Año Nuevo, chilenos, para mi patria en tinieblas…”
Pablo Neruda

“Feliz Año Nuevo, compatriotas, para mi patria en tinieblas”, diría cada buen salvadoreño –parafraseando a Neruda- el pasado 1 de enero, mientras, olvidando lo difícil y escabroso de la vida nacional de las últimas dos décadas, inicia el nuevo año con esperanza y optimismo hacia un destino mejor. Siempre, cada año, es así. Buenos deseos y buenos propósitos. Solo que ahora parecen más firmes hacia una posible realización. Nuevas y prometedoras expectativas ante malos recuerdos por acciones políticas, que no solo inquietaron sino que fueron causa de contrariedad y malos efectos para los salvadoreños. Tantos desaciertos contra uno que otro paso acertado que, al final, también resultó oneroso y desalentador para la población.

Este 1 de enero particularmente, “El Salvador cumple ocho años de una criticada dolarización”, dice titular de AFP, mientras fechado en San Salvador (1 de enero de 2009), el texto amplía: “Alabada oficialmente como factor de estabilidad económica y criticada por opositores que le atribuyen el “elevado” costo de la vida, la dolarización cumplió este jueves ocho años de vigencia en El Salvador, un país centroamericano que subsiste mediante remesas enviadas desde Estados Unidos. [El dólar] comenzó a circular en El Salvador el 1 de enero de 2001 bajo la denominada “Ley de Integración Monetaria (LIM)”, que fue una iniciativa del ex presidente Francisco Flores (1999-2004). A pesar de que la LIM estableció un bimonetarismo, los bancos en forma planificada comenzaron a retener los colones hasta dejar circulando únicamente el dólar…”. La AFP destaca, además, que el Banco Central de Reserva (BCR) justificó que la dolarización se produjo “con el objetivo de incorporar efectivamente a El Salvador en el proceso de la integración económica mundial y con el fin de preservar la estabilidad económica”.

Ocho años después, pregunto: ¿se habrá logrado aquel objetivo? La población humilde dice que no, y lo resiente como “otra de las tantas herencias nefastas de Francisco Flores”. Por su parte, Raúl Moreno, catedrático de la Universidad de El Salvador, lo confirma al declarar a AFP que: “[la dolarización] hace más evidente la vulnerabilidad a nivel general, con el agravante que ante los signos de recesión económica en que ha entrado la economía mundial, El Salvador no tiene márgenes de maniobra. Con el dólar el pueblo siente más elevado el costo de la vida y, al no tener posibilidad de maniobra con una moneda local, el gobierno contrata 500 millones de dólares para darle liquidez a la banca privada, que ya ni es salvadoreña”. Además, el retiro inmediato del Colón fue una maniobra política, sorpresiva e impositiva, orquestada entre Flores, los bancos y demás instituciones relacionadas. Razón suficiente para que, para la población humilde, la dolarización sea una de las tinieblas en el 2009.

Pero, hay también otras tinieblas, así puntualmente enumeradas:

… el TLC, aprobado en 2004, ratificado en 2005 y con vigencia el 2006, verdadera muestra de demagogia y cuestionable beneficio para el país…

… la permanente campaña proselitista del presidente Saca, desconociendo todo principio Ético y Constitucional…

… los fideicomisos, a los que expertos califican como artificio contable para aparentar “manejo sano” de las finanzas…

… la corrupción galopante: Fomiexport, Crediclub, Insepro/Finsepro, Credisa, ISSS, BFA, INDES, ANDA, MSPAS, OBC, MOP, Secretaría de la Juventud y otras…

… los señalamientos infundados para engañar al pueblo y descalificar a la oposición política, como: el autoengaño y la vacilante por nula información (¿?) de la Canciller Argueta de Barillas, para “llevar pruebas a la ONU” sobre los grupos armados; la avistada columna de 100 hombres armados en Suchitoto hace más de un año y a cuya presencia no se le dio importancia entonces; las campañas sucias y el palabrerío insultante entre políticos y contra la dignidad e inteligencia de los salvadoreños…

… la asfixiante y costosa campaña publicitaria oficial y de ARENA en particular, afectando los intereses de la población…

… el incumplimiento, sin justificación, en lo relativo a la construcción o rehabilitación de hospitales; y la vacilante posición del Ministerio de Salud, específicamente en el caso del Hospital de Maternidad…

… la amenaza del proyecto Minería en El Salvador apadrinado por reconocidos políticos, a pesar del rechazo total de la Iglesia Católica, otras Iglesias, organizaciones ambientalistas y la población consciente del valor de la vida…

Sería extensa la enumeración de más tinieblas según el poeta Neruda. Sin embargo, son alentadores el optimismo y la esperanza de la población, ante la posibilidad de un destino mejor para El Salvador. Como respuesta agradecida a la querida voz de Neruda sobre “la patria en tinieblas”, al inicio del 2009 el salvadoreño esperanzado demandará, como Sófocles: “¡Oh tinieblas, sed mi luz!” ¡Así sea!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: